¿Y cómo huir cuando no quedan islas para naufragar?

martes, 2 de diciembre de 2014

Hay pasados que vuelven. Y otros que se quedaron a vivir en nuestros huesos.

Todavía me sorprendo pensándote en medio de la noche. O de la vida. En medio de una carretera poco transitada o hablando de aquel día.

Me falta inspiración y me sobran promesas. Todas las que yo lloré y tú rompiste. De esas que susurrabas a mis labios y yo creía a ciegas. Como todo lo que nos dijimos.
Echo de menos la forma en la que me follabas. Y las ganas con las que me hacías el amor. Porque, aunque nunca lo reconocimos, nos queríámos con más intensidad cuando nos corríamos. Y ya ves, cómo han cambiado las cosas; ahora me corro sola y te quiero en compañía de otros. 

Pero me atenaza los músculos el recuerdo de tu sudor empapándome los labios, y esas gotas suicidas que caían de tu pecho al mío, buscando una salida para todo aquello. Largándose sin más, como después hiciste tú. 
Y es que no hay una mañana que no me parezca una mierda desde que no me retuerzo, bostezo, sonríes y me dices lo preciosa que estoy antes de follar. 

Ya podía imaginarme qué venía después. Y a ver quién coño quería desayunar.

Tengo tantas historias sobre ti en el cielo de la boca, que cada vez que hablo puedo sentir tu sabor. No sé, será que siempre te pertenecieron mis labios. O que tú nunca me perteneciste a mí. 
He buscado espaldas que se dejasen arañar como la tuya, bajo el agua de la ducha o la noche en cualquier cielo. Pero nunca beso sus heridas una vez hechas, ni me preocupa hacerles daño -ni siquiera cuando me voy sin avisar-. Y es que esa era nuestra forma de demostrarnos cuánto nos queríamos. Yo te jodía y tú me besabas. Y la vida volvía a girar sobre el eje de tu espalda arañada.

He querido. Pero nunca como a ti te odié. Y he salido en busca de tu mirada cada noche desde que no estás. En el mismo bar, la misma compañia y, cada Sábado, la falda más corta y el miedo más calado en los huesos.
No vayas a aparecer ahora, eh, que todavía no he reunido el valor suficiente para decirte que te echo de menos.


14 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde las entrañas!!!

Jodidamente bueno. Me ha encantado.

Pocoyo Rex dijo...

La puta vida... la maravillosa vida... la vida

luckhatesme dijo...

Eres muy buena, nena. Vaya que sí.

Jenn dijo...

Gracias por leerme, empezando por ahí.
Muuuua :**

Jenn dijo...

No existe otra forma de escribir sobre alguien. Siempre desde las entrañas y arañando el corazón.

Mua!!

Jenn dijo...

La vida que desespera, inquieta y engancha. Como tus labios, tus dedos, o la forma en la que rozaron el teclado para llegar hasta aquí.
Muaaaa!

Anónimo dijo...

Eres impresionante. Gracias por poner palabras a los sentimientos que nos corroen por dentro.

Ful dijo...

Muchos recuerdos en imagenes vienen a mi mente. Has tocado la tecla, y muy bien.

nira~ dijo...

Hola Jens! Es muy probable que no te acuerdes de mi ya que hace como cuatro años o así que dejé blogger, y abandoné mi blog. No sé por qué pensaba que a lo mejor tu ya no escribías, pero hoy cuando me he metido en mi cuenta y he visto algunos comentarios, he querido pasar por aquí a ver si seguías por estos lares. Veo que aunque de mucho en mucho, sigues escribiendo, no sabes como te admiro.
Yo dejé mi blog por falta de inspiración supongo, y era tan pollete cuando lo escribía que no sé cómo me atrevía a tratar temas de amor y cosas así como si fuera toda una experta.
A mi siempre me ha gustado como escribes y cómo tratas estas cosas, y después de leer esta entrada he visto que no me equivocava para nada. Sigue escribiendo, porque se te da de lujo, y yo, si puedo me pasaré por aquí.
Soy 'Nira', por cierto.
Si algún día vuelvo al blog, te animaré a que volvamos a leernos mutuamente, la verdad esque estaría bien volver a escribir ahora que he madurado mínimamente.
Bueno, anyway, me alegro de haber vuelto a descubrir tu blog, aún me acuerdo de cuando se llamaba 'Incómodo Silencio'...
Un abrazo guapa :D

Anónimo dijo...

Primera vez que voy a comentar, tampoco quiero alargarme mucho, así que intentaré resumir todo lo que quiero decir.
En primer lugar quiero agradecerte que nos dejes disfrutar de tu excelente prosa, también me gustaría remarcar que vivo enamorado de tu twitter, obviando el tema fotos, que por cierto me encantan, yo me quiero quedar con todo lo demás por cómo te expresas, no se, por todo en general, me trae loco.
Espero no haberme extendido mucho, siento haber comentado aquí, pero necesitaba exponer mi opinión sobre ti, ya que no me atrevía a ponerla desde otra plataforma, lo dicho muchísimas gracias por todo.
Tu fiel admirador. ����

Anónimo dijo...

Me encanta tu prosa

Mauro dijo...

Absolutamente genial, puro sentimiento. Me encanta leerte ;)

Jenn dijo...

Preciosa Nira, no encontré la forma de responder este comentario, sólo podía hacerlo indirectamente. Por supuesto que me acuerdo de ti, muchas veces he pensado en la de veces que nos leíamos y compartíamos tanto...estuviste desde el principio aquí, cuando nadie más quería estar. Nunca olvidaré eso. Ojalá vuelva esa inspiración, preciosa, un besazo

Jenn dijo...

Ojalá sigas haciéndolo. Un saludo.