¿Y cómo huir cuando no quedan islas para naufragar?

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Cada segundo..


..es un segundo de vida menos. ( O un segundo de vida más, según como se mire ) No pudo con todo. Tanto tiempo intentando reparar algo que ya estaba roto, que ahora no conseguía se feliz, contruir un nuevo camino. Su relación había sido, de esas que se suelen llamar "relaciones pasajeras" o incluso amargas. Tenía la sensación de que el corazón se le saldría del pecho, y una vez fuera, se haría pedazos. Era como encadenar ese músculo y dejarlo atado hasta que se volviese a sentir preparado para latir de nuevo. Pero sabía que era sólo un inútil e incoherente pensamiento. Como casi todos los que había tenido últimamente. No era lo mismo desde hacía tiempo, y ambos se dieron cuenta. Ella quería ser libre, y no se veía preparada para seguir con una relación tan.."seria" así que lo mejor ( o eso creyeron en aquel momento ) era dejarlo en un romance. Un fantástico, y corto romance. Le dió el último abrazo, y se fue. Ya ni tan siquiera recordaba su sonrisa de niña buena, ni aquella mirada que le conquistó. Tanto tiempo huyendo del dolor, y ahora estaba ahí, justo a su lado. No fue consciente de lo que supondría esa decisión hasta ahora, cuando ya no hay marcha atrás. Cuando sus sonrisas, han quedado en el olvido. Y las muecas de desesperación, invaden su rostro diariamente.

Él no es feliz..

....(Y ella no lo sabe.)





* Escribo esta entrada la noche antes de irme a Zafrilla (Cuenca ) como ya dije. Contestaré e-mails y comentarios cuando llegue.

Gracias, un beso. *

1 comentario:

(...nira...) dijo...

pobree...tanto él como ella...
pero es verdad cada segundo, es un segundo menos qe vale aprovechar...me gusta gastar mis segundos leyendo tus entradas =)
un besoo