¿Y cómo huir cuando no quedan islas para naufragar?

miércoles, 13 de enero de 2010

El desorden


llegó a mi vida. Cajones llenos de miradas perdidas. Heridas tiradas por el suelo, como si nunca hubiesen hecho daño. Removia las preocupaciones y tiraba a la basura las inquietudes y las cuestiones que me han acompañado a lo largo de mi vida.
Quise sonreir, comenzar una nueva vida. Nunca había estado tan desordenada, como hasta ahora. "Cogí el toro por los cuernos" y comencé a arreglar este despreocupado lugar.

3 comentarios:

(...nira...) dijo...

yo tengo el cajon de mi habitacion desordenado pero no lleno de miradas perdidas XD

Anita dijo...

si queres te ayudo a ordenarlo:P besitos!

Emme dijo...

Me encanta, me encanta tu blog tiaa!
Con música y todo de esta super bonita que emociona! ais jaja :D
Yo también quería ponerle música, pero no sabía como.. bueno un besito guapetona! (L)