¿Y cómo huir cuando no quedan islas para naufragar?

viernes, 15 de enero de 2010

Descargo adrenalina..

... a base de palabras. Suspiro tras suspiro cuento los segundos que invierto en ellos. Miro a mi alrededor, nada ha cambiado. Todo sigue igual que antes, o almenos a mis ojos es así. Chillo, con cautela. Sin que nadie pueda oirme si yo lo decido. Parpadeo unas cuantas veces antes de empezar a caminar. Hasta que me doy cuenta de que el tiempo, no corre a mi favor, y emprendo mi camino. Un nuevo viaje. Siempre el mismo destino; Yo. Lo que busco, lo que he buscado siempre, es a mí. Encontrarme a mí misma iba a ser más dificil de lo que había esperado. Pero nada es imposible, o almenos eso decía mi abuela. Nada queda ya de lo que he sido en algún momento de mi vida. Y eso, dificulta bastante la búsqueda.  No puedo escapar de mí misma. Aunque lo intente reiteradas veces.
Sobrepasando los límites de lo vivido. Doy zancadas sin algún sentido en una dirección incorrecta. Pero continúo. Nadie parece percatarse de la torpeza de mis actos.

5 comentarios:

Suso dijo...

Bonito relato íntimo. No hay peor soledad que la de uno mismo, rodeado de gente. Pero la experienca, la vida te va dando tu sitio. Bonito blog. Un abrazo.

(...nira...) dijo...

Está bien encontrarse a uno mismo, a veces pienso que no me conozco lo suficiente y lo peor esque si no me conozco yo, ¿cómo hacer que la gente me conozca?
bonita reflexion, besos guapa! =)

Smiley dijo...

Encontrarse a uno mismo es dificil, pero reconfortante es la búsqueda.
SMILEY :D

Diario de un PEaton dijo...

Vaya, chica hay veces que los momentos vagan y pagar la salvacion de los mismo es caro.
Enjuagate las lagrimas con los dedos y un par de santos en tu Habitacion.

O. dijo...

Por si te apetece pasar: opalazon.blogspot.com